Archivos para 23 septiembre 2013

Disfrutar aprendiendo (II): contar historias

Muchas veces uno se devana los sesos para intentar  convenceros de lo útil que es contar historias para aprender.  Las historias nos ayudan a memorizar cuestiones complicadas y fomentan nuestra creatividad.

Siempre hay que recurrir a los que saben y en este caso uso a los maestros Gomaespuma.

He buscado mucho para dar con este recurso que me parece genial y que demuestra mi tesis:

¿O no?

,

8 comentarios

Disfrutar aprendiendo (I): un poco de historia

Ayer hablábamos de lo emocionante que tuvo que ser descubrir las células en nuestros cuerpos y en simples gotas de agua cuando se inventaron los microscopios.

Una forma de aprender disfrutando es investigar la historia de aquellos grandes descubrimientos.

En el libro nos citan a:

  • Robert Hooke, que hizo algunas de las primera observaciones en 1665,
  • Leeuwenhoek,  que observó los primeros microorganismos en el agua y los llamó animálculos.
  • Robert Brown, en 1831, que descubrió el núcleo.
  • Johannes Purkinje, en 1838, que nombró al líquido del interior celular como protoplasma.
  • Matthias Schleiden, en 1838, y Friedrich Schwann, en 1839, que afirmaron, respectivamente, que vegetales y animales estaban hechos por células,
  • Rudolf Virchow, en 1858, que estableció que toda célula proviene de otra preexistente.

Todos ellos fueron y son considerados como genios de la Biología.  Pero …

¿Obtuvieron el éxito inmediato con sus descubrimientos, les criticaron, se hicieron famosos, …? ¿Cómo fue su vida?

Cada descubrimiento se hace en un momento histórico determinado y la sociedad de aquella época tenía unas creencias que, en muchas ocasiones, chocaban con los nuevos descubrimientos o teorías.  ¿Cómo reaccionó la sociedad ante estos descubrimientos?

Si investigamos estos asuntos, descubriremos anécdotas, situaciones interesantes, descubriremos a los científicos como personas, algunas buenas y otras no tanto, descubriremos sus peleas, odios, …  De ello también podemos aprender ciencia, pero también cuestiones relacionadas con la sociedad, con la personalidad, con la psicología, con la política.

Una pregunta que me hago muchas veces es qué nivel tecnológico tenían entonces.  Me gusta relacionar el descubrimiento de la célula con los demás acontecimientos de aquel año.  Por ejemplo, tecleo wikipedia y pongo 1655.  Me sorprende que no aparezca el acontecimiento de Hooke, que viendo los demás, merecería ser remarcado en negrita y subrayado.  Parece como que la ciencia no contase para marcar los hitos importantes de un año.

También me gusta buscar fotografías de los principales científicos, investigar cómo vestían.

En fin, todo ello sirve para hacernos disfrutar, para que nuestro conocimiento sea más completo, para encontrar buenas historias que nos hagan imborrables nombres que de otro modo se olvidarían al poco.

Por cierto, ¿cómo eran los primeros microscopios?  ¿Hay imágenes de ellos?  Sería interesante, ¿verdad?, verlos.

¿Alguien se anima?

, ,

34 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: