Archivo para la categoría Pedagogía

El origen de la humanidad

EL ORIGEN DE LA ESPECIE HUMANA


LOS PRIMEROS HOMINIDOS


La especie humana es relativamente moderna, si se considera que los primeros seres vivos de la Tierra aparecieron hace unos 3.500 millones años, mientras que el primer ancestro humano se remonta a unos cinco millones de años. Los homínido son aquellas especies muy semejantes al ser humano, anteriores en su evolución al hombre actual. Se han identificado distintos tipos de homínido con rasgos propios. Si bien se originaros en distintos momentos del paleolítico, se cree que en muchos casos estas especies coexistieron en el tiempo durante muchos años.

Australopitecos (austro=sur phiteco=mono): Se dice que vivió hace 5 millones de años atrás aproximadamente y sus restos fósiles han sido encontrados en África. Tenían una estatura de 1,30 m a 1,50m y un peso máximo de 50 kg. Los más antiguos habitaban en los bosques, pero luego fueron colonizando las praderas. Se alimentaban de frutos y vegetales que recolectaban, también de animales que cazaban o encontraban muertos. Era una especie parecida al chimpancé, pero que comenzó a caminar regularmente en sus dos pies. Los Australopitecos afarensis, homínido que vivieron en África hace entre unos 2 y 4 millones de años, se alimentaban preferentemente de frutos ricos en azúcares, pero en las épocas desfavorables no hacían ascos a semillas, raíces, tubérculos o cortezas, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), dirigido por Alejandro Pérez-Pérez y publicado en la revista Journal of Human Evolución. El hallazgo se basa en el análisis de las micro estrías de los dientes fósiles de esta especie africana, cuyo más famoso representante es el esqueleto casi completo de Lucy, una hembra, de hace unos tres millones de años.

Durante el proceso de masticación, explican los investigadores en un comunicado de la UB, se raya el esmalte de los dientes por la abrasión de elementos estructurales de los vegetales que, además, a menudo llevan tierra. Son estrías características que los científicos también han comparado con dientes de primates actuales. “El patrón de microestración de A.afarensis muestra claras similitudes con los de especies (Hominoidea) actuales, como los gorilas de Camerún”, explica Ferran Estebaranz, uno de los autores de la investigación.

Estos australopitecos vivieron en ambientes diferentes del continente africano, sin embargo el patrón de su alimentación parece ser uniforme, “lo que indica que estos homínidos eran capaces de buscar y seleccionar los recursos favoritos en diversos entornos ecológicos, explican los científicos. Además, la dieta de A.afarensis no varió a lo largo del tiempo pese a que el territorio del Este africano se hizo cada vez más árido hace entre 3 y 4 millones de años.



Homo habilis(el hábil): Se dice vivió hace 3 millones de años atrás aproximadamente, fueron los primeros representantes del género homo y sus restos también han sido encontrados en África. Tenían una frente más ancha que el Australopitecos, dientes menos fuertes, constitución más débil. Vivían en un núcleo familiar y eran capaces de fabricar herramientas de piedra para desgarrar algún animal o raspar pieles. El Homo habilis: La evidencia más clara de los primeros fabricantes de herramientas y de sus descendientes se hallaron en el lecho de un antiguo lago situado en la garganta de Olduvai (Tanzania).

Estas herramientas se han datado en unos 1,8 ma. Y fueron construidas por Homo habilis, el «hombre hábil», que dejó lo que podrían ser restos de un campamento junto a un lago, incluida una pequeña cantidad de útiles de piedra y huesos rotos de animales. Probablemente dormía en los árboles, a resguardo de leones y otros animales peligrosos. En su entorno, rico en depredadores, los humanos eran tanto cazadores como presas. Los indicios de Olduvai sugieren que Homo habilis ya despedazaba parte de los restos de los animales que carroñeaba.

Homo habilis usó la tecnología lítica más simple, perfeccionada por H. erectus para crear hachas y herramientas cortantes de piedra para tareas como el desolle de animales. Los neanderthales fueron los primeros en montar raspadores, puntas de lanza y cuchillos en mangos de madera. Los humanos modernos desarrollaron  tecnologías más sofisticadas al perforar las caras de lajas de piedra trabajadas cuidadosamente y convirtieron esas hojas en raspadores, buriles y taladros para trabajar cuerno, hueso y cuero. Tras la última glaciación, los cazadores añadieron a sus flechas pequeñas barbas.

Homo Habilis tenía un cerebro unas cuatro veces más grande de lo que correspondería a su tamaño y peso. Pero un cerebro mayor conlleva un mayor consumo de energía. Para poner en marcha nuestros cerebros necesitamos unos veinte vatios, o 400 calorías por día —o, lo que es lo mismo, un 20 por 100 de nuestro consumo total de energía sólo para poder pensar.

Esto nos lleva a una verdadera espiral evolutiva. Los cerebros de mayor tamaño necesitan una buena cantidad de energía, y el mejor modo de hacerse con ella es comiendo carne. El medio más productivo de conseguir carne es cazando, y para ello qué mejor que hacer uso de útiles y armas. Aquellas criaturas mejor adaptadas para la fabricación de tales herramientas eran las dotadas con cerebros de mayor tamaño.

Fue sobre esa época cuando apareció el que podría considerarse el primer humano auténtico: Homo ergaster, dotado de un gran cerebro, con la frente inclinada, arcos superciliares prominentes y unas extremidades robustas similares a las de los humanos modernos. Este recién llegado era más cazador que carroñero.

Homo ergaster estaba estrechamente relacionado con Homo erectus, el primer humano que se extendió de África tropical a Europa y Asia como parte de una expansión general de mamíferos y sus depredadores ocurrida hace unos 1,8 ma.



Homo erectus (el erguido): Se dice que vivió hace 1,5 millones de años atrás, los fósiles de esta especie han sido encontrados en África, Europa yacía, lo que significa que tuvieron una amplia distribución geográfica. Su capacidad craneana era bastante mayor que la de los homínidos anteriores, medían 1,70 m y su constitución física era fuerte. Fabricaron herramientas más variadas, empezaron a protegerse del frío utilizando pieles de animales y fuego, ya que ellos lo descubrieron.

El Homo Erectus es un homínido extinto. Antepasada del Homo Sapiens, esta especie comenzó a habitar la Tierra hace unos 1,8 millones de años y se extinguió hace unos 130 mil. Se han encontrado restos de Homo Erectus tanto en África como en Europa y Asia, incluyendo las islas del sudeste de este último continente.

Homo Erectus significa ‘humano que camina erguido’. Se piensa que en un principio estos homínidos fueron recolectores de comida, pero más tarde comenzaron a alimentarse de animales que ya estaban muertos, constituyendo finalmente tribus cazadoras y recolectoras.

En estas tribus los hombres salían a buscar grandes animales mientras que las mujeres permanecían cuidando a los chicos y recolectando frutas, hojas, y vegetales para comer.

El Homo Erectus fue capaz de desarrollar herramientas como el garrote, que le ayudaba en la caza, y el fuego, que le permitió permanecer cálido en lugares fríos y cocinar su comida.

Otra forma que tenía el Homo Erectus de mantenerse cálido era usando ropa. Al principio descubrió que podía ponerse pieles de animales encima y luego comenzó a coserlas usando tiras de cuero.

El Homo Erectus fue el primer homínido que salió de África para poblar otros continentes. Muchas de las características del humano moderno aparecieron por primera vez en esta especie

Homo sapiens (el que sabe): Se dice que vivió hace 100.000 años atrás aproximadamente, aunque continúa en investigación su datación exacta, se sabe que este tipo humano corresponde al eslabón previo al Homo sapiens spiens, al cual pertenecemos. Eran hombres robustos, con capacidad craneana similar a la nuestra. Comenzaron a enterrar a los muertos y llegaron a inventar la agricultura.

El termino homo sapiens significa “hombre que piensa o hombre sabio” llamado también hombre de Cro-Magnon, el antecedente directo del hombre actual. El Homo sapiens sapiens es una subespecie del Homo sapiens la única que aún sobrevive de todo el género Homo y de los Homínido. Por lo tanto, sus parientes vivos más cercanos son los grandes simios, como el Gorila el chimpancé o el Orangután

Durante la Tercera Glaciación surgieron las primeras formas de una nueva especie: el Homo spiens. Con el tiempo se diferenciarían dos subespecies: el Homo sapiens neanderthalensis y el Homo sapiens spiens. En Alemania se encontró la sub. especie Homo neanderthalensis que habitó Europa y partes de Asia occidental desde hace 230.000 hasta 29.000 años atrás, durante el Pleistoceno medio y superior, culturalmente integrada en el Paleolítico medio.

El Homo sapiens se extendió por Europa, Asia y África. Era un cazador especializado y se adaptó con eficiencia al medio ambiente.. Hace unos 35.000 años en el paleolítico superior empezó a manifestar su superioridad cultural frente al hombre de Neandertal, al cual desplazo

Hace unos 12.000 años, el Homo sapiens spiens es la única especie viva del género Homo. Hasta hace poco, la biología utilizaba un nombre trinomial Homo sapiens spiens para esta especie, pero más recientemente se ha descartado el nexo Filogenético entre el Neandertal y la actual humanidad, por lo que se usa exclusivamente el nombre binomial. Homo sapiens pertenece a una especie de Primates los hominoideos. Evolutivamente se diferenció en África y de ese ancestro surgió la familia de la que forman parte los homínidos.

Desde África los sapiens sapiens habrían avanzado hacia el Cercano Oriente (Palestina), alrededor de 100.000 años. A Europa estos hombres modernos habrían entrado hacia los 40.000 años; a Australia, entre los 40.000 y 50.000 años, y a América, un poco más tarde por diferentes rutas .Ver articulo : Origen del Hombre americano

Anuncios

Deja un comentario

Disfrutar aprendiendo (II): contar historias

Muchas veces uno se devana los sesos para intentar  convenceros de lo útil que es contar historias para aprender.  Las historias nos ayudan a memorizar cuestiones complicadas y fomentan nuestra creatividad.

Siempre hay que recurrir a los que saben y en este caso uso a los maestros Gomaespuma.

He buscado mucho para dar con este recurso que me parece genial y que demuestra mi tesis:

¿O no?

,

8 comentarios

Disfrutar aprendiendo (I): un poco de historia

Ayer hablábamos de lo emocionante que tuvo que ser descubrir las células en nuestros cuerpos y en simples gotas de agua cuando se inventaron los microscopios.

Una forma de aprender disfrutando es investigar la historia de aquellos grandes descubrimientos.

En el libro nos citan a:

  • Robert Hooke, que hizo algunas de las primera observaciones en 1665,
  • Leeuwenhoek,  que observó los primeros microorganismos en el agua y los llamó animálculos.
  • Robert Brown, en 1831, que descubrió el núcleo.
  • Johannes Purkinje, en 1838, que nombró al líquido del interior celular como protoplasma.
  • Matthias Schleiden, en 1838, y Friedrich Schwann, en 1839, que afirmaron, respectivamente, que vegetales y animales estaban hechos por células,
  • Rudolf Virchow, en 1858, que estableció que toda célula proviene de otra preexistente.

Todos ellos fueron y son considerados como genios de la Biología.  Pero …

¿Obtuvieron el éxito inmediato con sus descubrimientos, les criticaron, se hicieron famosos, …? ¿Cómo fue su vida?

Cada descubrimiento se hace en un momento histórico determinado y la sociedad de aquella época tenía unas creencias que, en muchas ocasiones, chocaban con los nuevos descubrimientos o teorías.  ¿Cómo reaccionó la sociedad ante estos descubrimientos?

Si investigamos estos asuntos, descubriremos anécdotas, situaciones interesantes, descubriremos a los científicos como personas, algunas buenas y otras no tanto, descubriremos sus peleas, odios, …  De ello también podemos aprender ciencia, pero también cuestiones relacionadas con la sociedad, con la personalidad, con la psicología, con la política.

Una pregunta que me hago muchas veces es qué nivel tecnológico tenían entonces.  Me gusta relacionar el descubrimiento de la célula con los demás acontecimientos de aquel año.  Por ejemplo, tecleo wikipedia y pongo 1655.  Me sorprende que no aparezca el acontecimiento de Hooke, que viendo los demás, merecería ser remarcado en negrita y subrayado.  Parece como que la ciencia no contase para marcar los hitos importantes de un año.

También me gusta buscar fotografías de los principales científicos, investigar cómo vestían.

En fin, todo ello sirve para hacernos disfrutar, para que nuestro conocimiento sea más completo, para encontrar buenas historias que nos hagan imborrables nombres que de otro modo se olvidarían al poco.

Por cierto, ¿cómo eran los primeros microscopios?  ¿Hay imágenes de ellos?  Sería interesante, ¿verdad?, verlos.

¿Alguien se anima?

, ,

34 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: